La tecnología le ha dado la vuelta a todas las actividades sexuales humanas y abrió un panorama de posibilidades perversas y futuristas para complacernos. Te hablaremos de un juguetito muy avanzado que te pondrá literalmente a vibrar.

Se llama “Klic-Klic”, de Sex Connection, y es una vía de dos sentidos que permite tener experiencias sexuales personalizadas a distancia gracias a que se compone de un vibrador femenino y un masturbador masculino conectados por Bluetooth, que reaccionan al movimiento real con el que se estén ocupando los juguetes.

¿Amorío a distancia? El Klic-Klic fue inventado justo para solucionar la tensión de no tener a tu pareja cerca, de hecho, su inventor, el director de cine porno Narcís Bosh, atravesó por ese cruel alejamiento de su pareja, lo que lo llevó a planear una solución para conectarse de alguna forma con ella, el resultado es el Klic-Klic.

Tal vez te interese:  Productos sexuales: los juguetes

Este tipo de contacto sexual a distancia también fue posible gracias a Iván García Domènech, el desarrollador del software y hardware, así como a Andreu Carulla, el diseñador responsable de darle las curvas perfectas a los juguetes. Además, también intervino la voz experta de Marina Castro, la sexóloga que supervisó la coherencia sexual del juego.

Tal vez te interese:  Posiciones sexuales para tener un trasero perfecto

Aunque el Klic-Klic es ideal para disfrutar con tu pareja a la distancia, también es asombroso para uso personal, ya que permite coordinarse con pistas de vídeo que te darán los movimientos y sensaciones precisas conforme avanza el vídeo… sí, el futuro es ahora.

Más que un juguete sexual, es todo un juego con el que muchos seguramente ya habían soñado, y ahora, las posibilidades se expanden pues se planea asociarse con algunos de los sitios porno más famosos para permitirle a sus usuarios visitar sus sitios con una sección que se conecte con Klic-Klic para que disfrutes la hora feliz como nunca.

Tal vez te interese:  Tijuana No e Inspector en Prudence Fest

El costo del Klic versión femenina (con lo que nos referimos a que es un dildo pero nadie dijo que fuera exclusivo para las chicas), es de 172,79 €. Mientras que el Klic-Klic versión masculina es un masturbador para hombres que te cuesta 180,05 €. Puedes pedir cualquiera de ellos en internet o ambos en un combo que te costará 264,63 €, dando click aquí.

Una vez que tengas tu juguetito, podrás descargar un software completamente gratuito desde la página de Klic-Klic y ¡a divertirse!

Marianali/@escritofílica

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here